Hospital Universitario La Zarzuela Madrid

ES
ESPECIALIDADES MÉDICAS ADULTAS Y PEDIÁTRICAS.

Tipos de parto: vaginal, cesárea y parto respetado

Tipos de parto: vaginal, cesárea y parto respetado

 

El proceso de dar a luz es una experiencia única en la vida de una mujer. Sin embargo, es necesario saber que existen diferentes tipos de parto, cada uno de ellos con sus propias características y consideraciones a tener en cuenta para que todo vaya según lo deseado.

 

Parto vaginal

El parto vaginal es el método de dar a luz más común y se caracteriza por el nacimiento del bebé a través del canal de parto. Durante esta fase, el cuello uterino se dilata gradualmente para permitir que el bebé pase a través de la vagina. La mayoría de las mujeres experimentan contracciones regulares y progresivas que ayudan a empujar al bebé hacia el mundo exterior. El parto vaginal puede ser una experiencia gratificante y suele estar asociado con una recuperación más rápida después del parto.

 

¿Cuánto dura un parto vaginal?

La duración de un parto vaginal  puede variar de una mujer a otra. En promedio, el primer parto puede durar entre 12 y 18 horas, mientras que los partos posteriores tienden a ser más cortos, alrededor de 6 a 8 horas. Sin embargo, esto no puede aplicarse a todas las mujeres por igual, ya que cada caso es diferente. 

La duración del parto está influenciada por varios factores, como la posición del bebé, la salud de la madre y la eficiencia de las contracciones uterinas.

En el Hospital La Zarzuela contamos con un equipo médico especializado con casi 20 años de experiencia trabajando juntos. Atendemos un gran número de partos al año, y al ser un hospital de tercer nivel, estamos preparados para atender casos de alta complejidad. Contamos con un equipo multidisciplinar que incluye matronas y ginecólogos, neonatólogos, anestesistas e intensivistas presentes en hospital, y todos los especialistas médicos y pediátricos que pueden ser necesarios en la atención a madres y niños en casos de embarazos de alto y bajo riesgo.

 

¿Es posible un parto vaginal después de una cesárea?

Sí, es posible tener un parto vaginal natural después de haber tenido una cesárea previa, esto se conoce como un parto vaginal después de cesárea (VBAC por sus siglas en inglés).

Sin embargo, no todas las mujeres son candidatas para un VBAC, ya que existen ciertos riesgos y consideraciones médicas que deben tenerse en cuenta. La decisión de optar por un VBAC debe ser discutida en detalle con los profesionales de la salud a la hora de dar a luz en el Hospital La Zarzuela, y dependerá de la situación individual de cada mujer, y también de sus preferencias.

En cuanto a si es mejor la cesárea o el parto natural, se considera que el parto vaginal es preferible por sus ventajas tanto para la madre como para el bebé, pero en ciertas situaciones médicas una cesárea puede ser la opción más segura para ambos.

 

 

Parto con cesárea

Los partos por cesárea son un procedimiento quirúrgico que implica la extracción del bebé a través de una incisión en el abdomen y el útero. Ahora bien, no hay una sola respuesta a la pregunta cómo es una cesárea, ya que existen distintas opciones a la hora de realizar esta intervención en función de las características de cada parto.

 

¿Qué es más doloroso, el parto vaginal o la cesárea?

Una pregunta común que las mujeres embarazadas suelen hacerse sobre las diferencias entre parto vaginal y cesárea es qué duele más, y la respuesta a esta pregunta puede variar según la percepción de cada mujer y su experiencia personal.

  • El parto vaginal implica dolorosas contracciones uterinas y el proceso de dilatación del cuello uterino, lo que puede ser extremadamente doloroso para algunas mujeres. Sin embargo, una vez que el bebé nace, el dolor generalmente disminuye rápidamente.
  • Por otro lado, en una cesárea se realiza una incisión quirúrgica en el abdomen y el útero para extraer al bebé. Si bien se realiza bajo anestesia epidural o general para minimizar el dolor durante la cirugía, la recuperación después de una cesárea puede ser incómoda y dolorosa durante un período más prolongado en comparación con un parto vaginal.

 

¿Cuánto dura una cesárea?

La duración de una cesárea generalmente es más corta que la de un parto vaginal. Por lo general, una cesárea puede llevar de 30 minutos a una hora desde el momento en que se realiza la incisión hasta que se extrae al bebé y se cierra la incisión uterina y abdominal. Sin embargo, este tiempo puede variar en función de la complejidad de cada caso.

 

Tipos de cesáreas

  •  Cesárea programada

Una cesárea programada es aquella que se programa con anticipación antes de que comience el trabajo de parto o en una fecha específica. Se realiza por diversas razones, como prevención de posibles complicaciones médicas, presentación anormal del feto o elección personal de la madre.

¿A partir de qué semana se puede programar una cesárea? Por lo general, es posible programar una cesárea a partir de la semana 39 de gestación, aunque esta fecha puede ajustarse según la situación médica de la madre y el bebé.

  •  Cesárea intraparto

La cesárea intraparto se realiza después de que el trabajo de parto ha comenzado, pero éste no progresa adecuadamente o surgen complicaciones que requieren una cesárea. Se considera una cesárea de emergencia y se realiza para garantizar la seguridad de la madre y el bebé.

 

Parto natural y parto respetado

El parto natural es aquel en el que no se recurre a ningún tipo de medicación para dar a luz. Consiste en dejar hacer a la naturaleza, sin que medie apenas tecnología ni medicación, recibiendo escasa o nula atención médica artificial, y permitiendo que sea la mujer la que conduzca el proceso del trabajo de parto y el alumbramiento, de la forma que le resulte más cómoda.

En la actualidad existe en algunos ambientes, el llamado “parto natural en clínica”, asistido por personal sanitario, en el que en todo momento se intenta preservar la naturalidad del acto de dar a luz. No se administran fármacos, no se aplican sedantes y se deja a la parturienta moverse libremente.

Muchas mujeres con embarazos de bajo riesgo eligen el camino natural para evitar las complicaciones que pueden generar los medicamentos en ellas o sus bebés, por ejemplo, bajar la presión arterial, reducir o aumentar el ritmo de las contracciones, provocar náuseas y generar sensación de confusión y falta de control.

En este tipo de parto no siempre se cumplen las normas de higiene y en ocasiones se descuida la vigilancia del bebé durante el parto.

Para compensar estas deficiencias surgió el llamado “parto humanizado o parto respetado”, que comparte su filosofía con el “parto natural”, pero intenta eliminar algunos de sus inconvenientes.

¿Qué es un parto respetado? Este enfoque busca proporcionar un entorno de atención al parto que priorice el respeto por los deseos y necesidades de la madre durante el proceso de dar a luz. Su objetivo es centrarse en empoderar a la mujer embarazada y que se sienta escuchada y apoyada en cada etapa del parto, pero garantizando el control del bienestar del bebé durante el parto, y ofreciendo métodos de alivio del dolor.

Características principales del parto respetado:

  • Elección informada: Se alienta a la madre a tomar decisiones informadas sobre su atención médica durante el parto, incluyendo la posibilidad de intervenciones médicas.
  • Autonomía de la madre: La parturienta tiene el control de su experiencia de parto y puede elegir su posición, quién la acompaña o cómo manejar el dolor.
  • Atención continua: Se proporciona atención continua y personalizada durante todo el proceso de parto, brindando apoyo emocional y físico.
  • Respeto por los tiempos naturales: Se respeta el ritmo natural del parto, evitando intervenciones innecesarias que puedan acelerar el proceso artificialmente.
  • Atención al recién nacido: no se separa al recién nacido de la madre excepto que sea imprescindible. Se fomenta el contacto piel con piel inmediato entre la madre y el recién nacido después del nacimiento, retrasar el pinzamiento del cordón umbilical, e iniciar la lactancia materna lo antes posible, si así lo desea la madre.

El parto respetado, por tanto, promueve una experiencia de parto positiva y empoderadora. A menudo se asocia con el parto vaginal natural, ya que ambos enfoques buscan minimizar las intervenciones médicas innecesarias. A diferencia de la cesárea, que es una cirugía programada o de emergencia, el parto respetado se centra en permitir que el proceso de parto se desarrolle de manera natural siempre que sea seguro para la madre y el bebé.

 

Volver

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para resolver todas tu dudas. ¡Gracias!

Enviar
Actualidad y consejos de saludHospital Universitario La Zarzuela
El Hospital Sanitas La Zarzuela abre una nueva Unidad de Medicina del Viajero

Se trata de un servicio dirigido al asesoramiento integral de aquellas personas que van a realizar un viaje internacional así como la atención de las ...

Más información
Incorporamos un nuevo sistema de mamografía 3D

El nuevo equipo elabora diagnósticos más precisos al tiempo que ofrece una mayor comodidad para las pacientes

Más información